Hace falta mucha fantasía para soportar la realidad.

Ironías de la vida.

Cuando estaba en Suecia, sin un duro, pedía la Beca de Caja Madrid. Y ahora, ahora que Ying – que, resquemores aparte, presentó ayer su flamante marca en mi querido Moderna Museet – decide dejarlo, ahora que yo tiro la toalla, ahora que este viaje investigador parece tocar fin, me planto en Madriz a recogerla de la ilustre mano Real. Lo más gracioso es que me importa bastante poco la supuesta amabilidad, sonrisa, encanto, anorexia u homosexualidad de los mismos, mi única ilusión es la de ver a mis hermanas y a mi mamá. Pasar unos días al sol y mostrar a Caroline lo que España Interior significa.

The trip begins as usual.

Taxi.

Avión.


Robos rumanos entre Bellvitge y Sants. Sants y su vino barato.
Perder un AVE y esperar al siguiente. Lo de siempre. Como siempre.

Atocha.


Madriz.


España Cañí. Y olé.


Mi gente. En un mejicano. Liándola a panza llena.


Mucho tequila, mucha sunrise. Isn’t it funny how fast does time fly when you’re happy?



Who told beauty queens not to be funny?

Vamos, vamos, qué bien lo pasamos.

Todo llega y como pregonaba el lujoso papel timbrado, la entrega tendría lugar en la calle Alcalá número 13, a las 12:00.

Como era de esperar, no podían transcurrir las cosas con normalidad. Yo – como Ortega – soy yo y mi circunstancia. Algo raro tenía que pasar. Por mucho que intente con toda mi alma ser puntual como buena sueca, nunca fui angelicalmente escandinava luego no puedo llegar puntual. Ni con tiempo de sobra.

10:00 Y Álvaro comienza el milagro que transformará al patito feo en cisne – pero ojo, como cenicienta, sólo por un día.


11:30 Llamo a mamá porque estoy en el metro, un cambio y llego right on time.

Mi adorada y – hasta entonces calma – madre, me comunica completamente avergonzada que debería haber presentado mis respetos a la Casa Real – o mejor dicho, al ejército de guardaespaldas y medidas de seguridad que los circunda – a las 10:30.

Uh oh… Me cambio las victoria por los tacones, paraguas en una mano, DNI en la otra. La gente de este vagón me mira raro. Cruza los dedos para no partirte un tobillo escaleras arriba y darte con los morros en el barro, que hoy llueve mucho. Carrerón hasta la puerta y… Lo logré!!! 😛

– Claudia Muñiz, becaria
– Acompáñala
– Puedo dejar el abrigo y eso por aquí?
– Pues ej’que… No hay sitio para nada.
– Da igual 😉 Con tal de sentarme y que mi madre deje de afilar el cuchillo para destriparme, suficiente

So here am I, sitting beside a girl who funnily went as ERASMUS to Stockholm, waiting for the glorifying moment. Mira, mira! Doña Espe – NO comments – ha llegado a su hora también.


Y mis padres, los pobres siguen sin acostumbrarse a mis ironías existenciales pero bueno, al menos tendrán algo que contar a los cuatro catetos del citypueblo. Es complicado aclarar que tu hija deja lo que empezó hace seis meses, a nadie le gustan las historias complicadas… Así que, mucho mejor comentar lo que todos esperan oir – lo guapa que Doña Letizia es, lo simpáticos y campechanos de esos príncipes que, oiga usted, se unen al Mingle con todo el populacho, sin tener por qué.

Y después del sueño, volver. A una realidad todavía más increíble.

Porque cuando abro los ojos en la que fue, durante tanto tiempo mi cama, no sé si sigo dormida, no me siento en casa, este ya no es mi mundo, no lo entiendo, no me entiende, no compartimos prácticamente nada. Guía turístico en una ciudad de la que conoces menos de aquella a la que emigraste. Tan patético como cierto.

Toda cruz tiene su cara y para mí, tener a Caroline aquí ha sido verdaderamente especial.


Estresante, por un lado, ya que el andar traduciendo en tiempo real, saltando de un idioma a otro, mientras te aturullan por ambos oídos, no es fácil. Ir de un lado a otro, hacer recados en lugar de turismo, visitar a la familia… Lo de siempre, con aditivo escandinavo.

Bit weird, funny though.

Y genial, por el otro. Es extraño que tu presente venga a conocer tu pasado, quién eras – within the real context – y por qué. Supongo que, el explicárselo a ella me ha ayudado profundamente a comprender muchas otras cosas acerca de mi identidad, mi evolución y las razones que se esconden tras ella.

Descubrí el diamante entre el hielo y todavía no sé cómo, se ha convertido en parte de mi vida. Sí, la de ahora. Además, por políticamente incorrecto que suene, ella era también ese salvavidas que entiende tus percepciones, que percibe el tufillo cutre y pueblerino en Tous así como lo out que ESPRIT está, que valora el sol, un buen vaso de vino y una fresa tan dulce como barata, por encima de la foto fácil en el monumento saturado.
Capaz de observar la belleza que todos obvian tanto como la fealdad que nadie se atreve a cuestionar. Un ángel en la tierra, que aletea cerca de mí. Es una suerte que guarde mi costado.

Su vuelo despegó esta mañana temprano, el mío al mediodía.

Pero sigo aquí, atascada en el pasado. Por qué?
Supongo que lo necesitaba. Demasiado en el último mes. No es para tanto?
Bueno, al menos sí lo es, para mí: Y qué es la realidad sino una percepción subjetiva?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s