>Things I’m not.

>

I’m not your mum.
I’m not your maid.
I’m not your whore, either.
Believe me, when I swear that, I will never be any of them.

Una semana larga y dura desde que mamá – la mía – se fue. Invasión de sambos vänner och bekanta y mucho, mucho sueco.

Entre redacciones, avancera ord – de las que no me quedo ni con la traducción, verbos irregulares – de 20 en 20, deberes variados y – rematando la faena – la presentación oral de 6 min con la que obsequiaré a mis queridos compañeros – esa extraña mezcla de inmigrantes a la caza del trabajo, alemanes que tras un par de meses dominan el idioma y estudiantes que deben aprobar para obtener la doble titulación – mañana.

El sueco es mi problema, intento llegar… Y no lo consigo. Pasan las 12 y sigo levantada, suena la alarma antes de las 7 y no hay manera de moverme. En fin, el correr y no llegar que parece una constante en mi vida. Al menos en esta ocasión, la sensación es compartida por Paco y Anti con los que, cada mañana en clase, comparto penas.

En estas ando, toreando además con los 3 mejores amigos de mi samborombón.

Beer & ribs for dinner. Y para mí, una bolsa abierta con los huesos a la mañana siguiente, sobre la encimera, dándome los buenos días – ugh! Grilled chicken for lunch y la plancha llena de grasa tras el amable intento – fallido – de limpiarla. Una basura que gotea – prefiero no saber por qué – que sacar. Ordenadores desperdigados por el sofá – tras salir corriendo hacia Viking Line.

– Paciencia hija, que no es para tanto.

Madre… Qué opinas del regalito sorpresa que me esperaba en la galería cuando – ilusa – me acercaba al soleado balcón a disfrutar de mi habitual vegolunch?

Verkligen äcklig.

Y yo que pensaba que al salir del corridor nunca volvería a ocuparme del Kitchen Duty. Never say never. Pero como dirían los suecos… Seguro que tu madre todavía te lava la ropa.

Más guapa callada? Debo de ser un ángel de la belleza en este momento, porque a eso me limito, a callarme y observar, porque no hay nada que hacer – U know, right?
Eso, es lo que hay.

Perdida en intraconversaciones, descubro algo escatológicamente poético que describe la situación al dedillo…


Exacto. Siempre hay alguien arrastrando mierda con tus sentimientos, esos tan frágiles como el papel enrollado.

Pero bueno, veremos en que acaba todo esto. Veremos si la cosa sigue así. Veremos si la hay ayuda cuando tenga que enfrentar el trabajo y los cursos – nota a navegantes que el piso es de estudiante lo que implica que, o apruebo un mínimo de 15 ECTS por semestre o nos largamos a la puta calle – o si…

O si es sólo esa consecuencia la inestimable presencia de la testosterona amigota. Eso, es lo único que pondría lógica para explicar esta behavioral bipolarity que no termino de entender.

Tiden kommer att utvisa det.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s