Caroline, mi healthcoach, me dijo que anotara todo lo bueno y lo malo, todo lo que me hiciera sonreir y rabiar, a mano, antes de irme a dormir. Para alejarlo de la cama y de mis pensamientos.

Así que, cada noche, me dedico a vomitarlo todo entre las tapas de la Moleskine con la que me hice, con buenos resultados so far.

Ha sido un finde extrañamente genial.
El viernes, tras escaquearme al EricsónGym para indulgirme sin remordimientos en la única tradición navideña que me va a terminar gustando de este país – de nombre tan mágico como el personaje en el que Dani se convierte a diario, en sus performances @ EuroDisney:


Puse rumbo a KTH, donde tenía meeting con Joelle, mi compañera en Social Entrepreneurship, para intentar avanzar algo en el report que debe estar terminado el 9 de Diciembre.

Por mucho que me queje, estoy muy contenta con el curso.

He aprendido acerca del business model del futuro – piénsalo, la crisis conlleva despidos, convirtiendo a muchos empleados en potenciales volntarios que piensan en colaborar, ya que no hay manera de trabajar; sensibilidad generalizada, así que todos estaremos más abiertos a colaborar de una forma u otra… Además de que puede que sea la única manera de continuar, constatando que los negocios que habían funcionado hasta el momento, parecen no hacerlo nunca más. Ahora, andamos con un workshop en PR- que me encanta! Es genial diseñar un mensaje y pensar en cómo contar historias que lo transmitan además de convencer a alguien de que haga algo.

La cosa es que, Joelle y yo (además de otros tres miembros que sudan, bastante) teníamos que encontrar información tangible con la que calcular el SROI y para ello, había que identificar una asociación que requiriera de voluntarios coalificados – que es lo que encaja en nuestra idea.

Reflexionando sobre ello mientras me duchaba, tras muchos días pensando, caí en la cuenta de que iniciativas como aquella que brindó a mi madre los conocimientos necesarios para enviarme emails y usar internet, servirían… Pero lo mejor fue, comentárselo a Joelle y que, fuera ella misma quien compartiera conmigo la historia de su vida.

Joelle es China, lleva 6 años aquí.
Joelle es un encanto calzada con…


Joelle es hija única. Joelle tiene una historia que contar that, funnily enough, is pretty much the same as mine: La de las oportunidades que tus padres nunca tuvieron, de valorar la educación, de ver lo que para ellos es dartelo todo y sentirte afortunada, porque sabes que podría – como en su caso – no ser así. La de la presión que de esto deriva, el miedo a defraudar, el miedo a que sientan que semejante inversión, que tanto esfuerzo… No mereció la pena, para lo que lo aprovechaste.

Pero los meetings, como todo, terminan. Este terminó con un abrazo, una gran sonrisa y un intercambio de móviles. Rayos y a dormir, que el sábado era día de trabajo.

Toda la mañana, de 8 a 13, en el ordenador. Like a schoolkid escribiendo el trabajo…

Pero a las 15:00 había workshop en Kulturhuset, de House. Así que, allí me planté, a retomar mi pasión olvidada… Mi pasión por el baile.

Un nativo de Queens, muchas adolescentes, buena música y esa sensación de esto es lo mío convirtieron una tarde gris en un arcoiris rítmico.

Cena en Friday’s? Why not?
Sabía que Enrique andaba muerto por probar las costillas y yo… Pues con arreglarme y dar una vuelta, lo que sea. Ya me echarán cuatro lechugas, para que cene tranquila ;P

Qué contenta con mi globo…

La cena, deliciosa, aunque no tanto como la compañía ;D Que por mucho que reniegue de los spanish ghettos, la verdad es que, entre nosotros, siempre nos entendimos mejor – además, por algo será que nuestros mesarios coinciden, que si no lo sabeis, Agus & Maria Elena, son novios.

Eché de menos a Pablo y a Fer, though. Barbie andaba muy liada… Con sus planes locos de siempre. Pero aun así, salimos por Laroy.

Qué cojones de DJ es esto???

Stureplan es una puta mierda.
Stureplan es una puta mierda.
Stureplan es una puta mierda.
Stureplan es una puta mierda.

Tenía que escribirlo alto y claro, repetidas veces, para que no se me olvide. Ya van dos noches que me defraudan, completamente. Mala música, gente que quiere pero no puede, un ambiente rancio, en el que nadie baila… Salas cerradas, mucho gilipollas y poca gente de buen rollo.

Si los subnormales compensaban con la buena música – aunque esto último implicara alejar a la mayoría de mis amig@s – ahora no hay NADA que valga la pena.

Así que, como me recomienda Enrique: Apúntate a House, asegurate de que bailas y no lo dejes para cuando sales. Si te quieres poner mona, hazlo, pero cuando vayamos a cenar. Y así, todos libres de la gomina tóxica en Stureplan.

Mejor, más movidas hipster con Fer, que siempre fueron memorables.

Gracias a la compañía, la cosa no fue tan mal, pero bueno… Cogimos el transporte pronto, de vuelta a casa.

La historia del sábado termina con una Claudia robando chocolate en la cocina y un Enrique comprando un router de Apple en eBay:
Y la del domingo, comienza con una madrugadora que se pasó 6h ante el ordenador trabajando y, otras tantas, dibujando. Sin salir de casa y sin depresiones.

No sé, buenos o malos, infantiles o cutres, me gusta dibujar, me libera coger el lápiz y dejar mi imaginación libre. Sin presiones, sin pensar. Sólo, dejarme llevar.

Por eso, quiero explorar este lado que tenía olvidado, poco a poco. Ver a dónde me lleva, si quiero dedicarme o no a ello, si es un hobby o si, contar historias y comunicar puede convertirse en mi futuro profesional. Pasito a paso, sin presiones, sin vuelcos, ir viendo, por donde salgo.

La entrevista del miércoles me ilusiona, casi tanto como los cursos a distancia en diseño en los que – ojalá – me cojan. Y no voy a dejar que, tener que cargar con la responsabilidad del trabajo en grupo me amargue, no pienso agobiarme más por haberme pasado una tarde diciendole a la gente lo que tiene que hacer, por ver que nadie hace nada y que, irónicamente, soy yo, la que más mueve el cotarro. Vagos o no, lo merezcan o no, tengo que conseguirlo y esto, debe estar hecho para el día 9.

Por qué? Porque si no, doy con mis huesos, mis revistas y mis lámparas de Kartell en la puta calle.

Anuncios

3 Respuestas a “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s