>Randi Antonsen saved my day.

>

Tras una typical spanish cena chez Pablo en la que celebramos su personal Hej Då Sverige! me había levantado muy relajada, preparada a aprovechar al máximo el segundo – y último, como diría Ricardo, en Stk hay dos días de verano: El primero y el último ;P – día quasi veraniego.

Desayuno en nuestro balcón, sacando el bikini tras un año en el armario, casa recogida y sandalias abrochadas, todo pintaba bien hasta que he abierto el Facebook, para intentar organizar algo con mis amig@s durante el verano.

En ese justo momento, me he dado cuenta de lo lejos que estamos unos de otros, de lo poco que hablamos realmente, de lo complicado que es todo, de lo que les echo de menos y de lo inútil que soy para empezar de nuevo. Tres años aquí y todavía no hay nadie con quien quede asiduamente. Batacazo emocional… Seguido de un portazo, presenciado por el santo varón que desenfundaba el aspirador, esperando que el aire me aclarara las ideas.

Domingueros que se agolpan en el parque de abajo para colocar sus barbacoas y empezar la caja (3l) de vino que compraron ayer en el SystemBolaget – quédense con las colas y el dependiente que parece m’as bien segurata.

Socialistas recolectando votantes en Medborgarplatsen.
El uteservering lleno de grupos de amig@s que disfrutaban del brunch entre risas y confesiones, no era lo que precisamente necesitaba en ese momento, la verdad.

Así que, he puesto rumbo al SoFo – el SOHO de Stk – que fue bautizado por este mítico café…
Dándome de morros con una de mis galerías favoritas donde, además de cuadros, uno tiene la oportunidad de conocer al artista.

Dos conjuntos de cuadros muy diferentes se esparcían por la sala. Unos, abstractos y oscuros eran complejos de entender y poco atractivos a mis ojos. Otros, exudaban una mezcla de colores, formas y estilos que recordaba a ese torbellino de pensamientos que no me deja descansar la mayoría de las noches – parecen hechos por una mujer, pensaba para mis adentros – así que, interesada en su autor, me he puesto a leer la cuartilla que yacía sobre la mesa.

Un tal Hakan los había pintado – qué raro… En fin, me falló el instinto. Y sorpresa! También vendían postales, con los motivos que, irónicamente más me habían gustado ;D Como no puedo permitirme un cuadro (ni tengo muro donde colgarlo) he decidido animar el día con unas postales.

Al dirigirme a la mujer que garabateaba en la silla, vigilando de cuando en cuando a los escasos visitantes, me ha contestado con otra pregunta.

– Te gustan mis postales?

Resulta que los cuadros femeninos, eran suyos. Resulta que el torbellino también azota en su mundo y que Randi, disfruta tanto como yo de observar a las personas, al abrirse y dejarles entrar. Una gran artista, una bella noruega y una persona encantadora que, al no tener suficiente suelto para darme el cambio, me ha rebajado las postales, regalándome casi la mitad de ellas.

– Sabes Randi? De todas, ésta es mi favorita. Ilustra a la perfección como me sentía esta mañana.

Y he continuado paseando por mi adorado SoFo.

Anuncios

Una respuesta a “>Randi Antonsen saved my day.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s