>I love this hood.

>


 Qué puede ser mejor que un domingo soleado? Uno en el que descubres que las rebajas de una de tus tiendas favoritas se han instalado en tu garito/galería de arte/hangout con ostras&champagne predilecto ^_^

Los domingos son días de paseo, de comprar esas cosilas que entre semana no da tiempo y andar tranquilamente, sobretodo cuando el sol brilla i stan y te queda el buen sabor de boca que dejan las visitas relámpago de Edgar – por mucho que discutamos, en el fondo hay amor… – termines durmiendo al sol frente al ayuntamiento y grabando un video de tu casa alquilada, para que tu madre vea donde vives (que ya es hora)
La semana ha empezado con sueño y sol. Con pocas ganas de trabajar y muchas de resolver cosas, me he pasado la mañana llamando. Llamando a Skatteverket, para que me explicaran qué cojones quieren que haga para que me den el svensk ID, enviando emails a los Mäklaren, para intentar comprar un piso en este edificio. Luego he ido al zapatero, a que le arreglen a Enrique su cinturón (de Beyond Retro a la boda, por el módico precio de 7€) y de ahí a Skatteverket, cuyas colas no aceptaban más gente, a pesar de que cerraran en más de dos horas.
La historia es bastante sencilla. Antiguamente, el svensk ID lo expedían los bancos y para que te lo hicieran, hacía falta la personbevis (una carta de la oficina de impuestos – aka Skatteverket – que dice donde vives) junto a la anställningsbevis (una carta de tu empresa, que indica tu régimen de contratación), tu pasaporte, un par de fotos y tu manager directo de nacionalidad sueca (ojo, que si es de ERICSSON vale, pero con las empresas más pequeñas se lo piensan) para confirmar que tú eres tú y que tu pasaporte, no miente.
Claro, con tantas facilidades, a quién le extrañan las colas que se han formado cuando el pasaporte ha pasado a ser un documento válido de identificación?
En fin, que en lugar de desesperar, volveré mañana y hoy, me dedicaré a otra cosa, como llevar toda esa ropa que no me pongo a Stockholms Stadsmission (sí, el vintage donde quería comprarme unas pieles el invierno pasado).
  

Subiendo de paseo por Vitabergsparken, he descubierto las casitas de los que sprängan
El terreno Sueco es duro, de piedra, lo que hace imposible construir a no ser que uno dinamite, cosa que descubrí un día, al volver a la oficina desde el centro comercial de al lado. Un amable obrero nos bloqueó en la puerta – Vi ska spränga!! – y qué significa…? me preguntaba yo. No dio tiempo a que el hombre contestara, booom!! y las ruedas cortadas y tejidas cual manta se abombaron, conteniendo la onda expansiva. Así que aquí vivían los dinamiteros de mi querido Söder (barrio obrero y sociata donde los haya) a principios del Siglo XX.
Junto a la iglesia los instalaron, por lo que pudiera pasar…
Lo bueno de Söder es que entras en Katarinakyrka, ves una iglesia y un circo, por el mismo precio:
De ahí, extremadamente inspirada y relajada, he pasado a sacar fotos de las tiendas que iban apareciendo por el camino… A ver si convenzo a Vero de que los billetes le compensarán, por caros que sean. Aviso a navegantes obsesionadas con el vintage: El SoFo no tiene rival.
Enfrentarme a la WWDC no ha sido tan agradable. Me siento bastante estúpida la verdad, tras haberme comprado un ordenador que acaba de ser actualizado, con más prestaciones y a menor precio. Pero bueno, supongo que si lo pagué es porque podía y que las decisiones en esta vida son así: Nunca puedes saber si aciertas o te equivocas hasta que el tiempo pasa. Así que, mejor alegrarse de que Apple haya cambiado market share por profit, de que haya decidido democratizar la performance que todos merecemos en ese sleek unibody que todos adoramos. Cuando toque reemplazar, será más barato. Pero de momento, está bien como está así que, a apechugar con lo que hay.
Si algo he aprendido en los últimos meses, es a que cuanto menos pienso y más me dejo llevar (dentro de unos límites) más feliz soy. No se puede ser tan indecisa, no se puede estar tan preocupada por elegir mal, cojones. Si se toma una mala decisión, pues bueno, se intenta remediar a tiempo. Mejor hacer algo que estar congelado por miedo, no?
En fin, me voy a hacerle la cena al escalador y a preparar la lista de la maleta ^:^ que esos 10kg de Ryanair no dejan demasiado margen de error!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s