Traca final

No hay ciudad como Viena. La gente se confunde, alabando a los típicos destinos ‘europeos’, como si no hubiera vida más allá de Paris o Londres. Para mí, no hay joya comparable a la capital del Danubio azul. Sol, relax y arte. Savoir faire, sin estiramientos y con alegría.

Allá va la receta de un perfecto domingo en Vienna.


Brunch @ Kunsthalle Café – mira que les he dicho que no quería queso… Como si nada :$


Arte en Karlplatz


Rosas rojas.


El parlamento.


Y tras una vuelta por el centro, continue su paseo hacia el canal. Concretamente, al mítico Strandbar junto a Swedenplatz. Tumbona, café con hielo y dormir la siesta.


Rrrrrronroneando.


Una vez repuestas las fuerzas, únase a la batukada que ameniza la tarde al otro lado del canal. Festival de música brasileña o como lo quieran llamar, el caso es que todos seguíamos a los tambores, bailando sin parar.


Al caer la tarde, toca retornar al centro. Museumsquartier, el punto clave donde quedar, tomar algo y reencontrarse con aquel tiempo pasado que, a menudo, parece muuucho mejor 😛


Hasta la próxima, Viena.

Ubicación:Schreygasse,Viena,Austria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s