Odaiba


The Rainbow Bridge

Tokyo Bay from The Rainbow Bridge


Un puente de varios pisos (estoy en medio, pero se me ve muy pequeñica)

LLa Noria

Playa artificial

Edificio chanante

Segundo puente dentro de la propia isla

Impresionantes vistas desde la noria

Odaiba fue construida en 1853 por el shogunato Tokugawa, y consistía en una serie de seis fortalezas destinadas a proteger Tokio de ataques vía marítima. En japonés, la palabra Daiba se refiere a las baterías de cañones colocadas en las fortalezas. Hoy en día, es una área comercial y de entretenimiento.

Hoy me he levantado algo confundida, casi angustiada de estar aquí tan alejada de todo aquel que significa algo para mí. Supongo que es normal, supongo que sólo ha pasado una semana desde que aterrizamos, supongo que la cantidad de gente querida que nos acompañó en la última semana en Estocolmo, ha dejado un hueco que cuesta tiempo rellenar; supongo que la soledad que llegas a sentir cuando no entiendes nada de lo que ves en tu entorno, es algo a lo que te tienes que acostumbrar.
Las cosas no han cambiado tanto. Enrique y yo, paseando bajo el sol, cenando tomates y meditando en supermercados asiáticos, alucinando ante las cosas extrañas/fascinantes que contienen. Las mamás, se comunican remotamente, a través de viber o wassup. Por mi parte, trato de mantener actualizado el blog con nuestra vida diaria, para que los que quieran, puedan ver cómo nos va. Un poco como siempre, pero sin toda esa gente con la que planeábamos los findes en nuestro antiguo hogar.
Es extraño. Cuando vas a mirar pisos y te enseñan un genial festlokal. Carece de sentido, pues no hay nadie a quien invitar en esta ciudad. Supongo que con alguien empezaremos a socializar, porque me niego a caer en la más absoluta soledad. Si algo hay bueno en mudarse a otro lugar es precisamente esa solidaridad que nace de la gente que, al igual que tú, se encuentra totalmente desarraigada de su entorno habitual. Suelen tener ganas de abrirse a los demás, es lo normal, constatando que todos somos humanos e inherentemente sociales.
Me reconforta ver que el running es una especie de deporte nacional. Cuando recupere energías, pienso explotar esa vena a modo de integración en la sociedad: Seremos muy distintos, pero sudamos igual.
Anuncios

4 Respuestas a “Odaiba

  1. muuucho ánimoo clauu! que seguro que te adaptas estupendamenteee! no te creo con lo de los zapatosss!!! madre miaaa! que para ellos un 39 será gigante no??me quería coger un vestido en Monki! dan mucha talla?Amuuuuakkk

  2. Pues depende del corte que te cojas. En Suecia, las mujeres tienden a ser muy largas, así que los talles y esas cosas suelen ir a medida. De Monki tengo unas faldas que son como un tubo elástico (ahora me doy cuenta de que las tengo desde 2007, cómo pasa el tiempo). Una es la XS y la otra la S, pero como ya he dicho, a pesar de haberme engordado bastante me siguen valiendo… Gracias a ser elásticas!Así que no sé chica, dependerá mucho de la prenda. Si es preta, cederá. Y si no, tampoco se va mucho de una talla a la otra!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s